LA ALAMEDA

La Alameda, arteria vital de la Ciudad de Santiago desde los inicios de la República, es también su columna vertebral en la memoria de la urbe: camino, paseo, vía de conexión entre el mar y la cordillera, escenario de las reuniones masivas festivas y políticas, es el gran tablado ciudadano. La columna se apoya en los corredores que conforman sus dos veredas las que a su vez reúnen grandes hitos de la cultura nacional expresadas en edificaciones, plazas, monumentos, instituciones, memoria colectiva, sonidos de gran densidad histórica y desembocadura de las grandes manifestaciones de la identidad nacional, transformándose en un eje de simbólico y cultural que da identidad a la ciudad de Santiago.

La colonial “Cañada”, límite sur de la ciudad, transformada en paseo cívico por deseo y decreto de Bernardo O’Higgins del 7 de julio de 1818, para salir de la “bárbara política”. Fue bautizada inicialmente como “Campo de la libertad civil”, por el propio O’Higgins, para modificarlo después a “Alameda de las delicias” (28 de julio de 1821). Actualmente es un espacio de intercambio comercial y expresión ciudadana que se ha ido enriqueciendo con la incorporación de una importante infraestructura cultural.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s